Lo malo no se premia

Por. Victor Garrido Peralta

Resulta altamente preocupante el observar el apoyo que aún aparentan tener los 24,442 candidatos del partido de gobierno, a la luz de las malas prácticas que en el ejercicio de sus responsabilidades públicas han cometido la gran mayoría de los que hoy aspiran a una reelección.

Han sido muchas las víctimas históricas que han derramado su sangre en pos de nuestra identidad como nación, cuya base la constituyen principios y normas que han sido violados sin reparo una y otra vez por quienes aspiran a ser reelegidos.

A pesar de ello, aún al día de hoy, en la gran mayoría de los hogares dominicanos, desde los más desprotegidos y vulnerables hasta los más privilegiados, se transmiten las enseñanzas de esos principios éticos, cívicos y morales que constituyen la esencia de nuestras raíces, de nuestra cultura, de nuestra razón de ser como pueblo digno, libre e independiente.

Hoy en que nos disponemos a confiar el manejo de lo que a todos (as) pertenece, cabe reflexionar sobre el nefasto ejemplo que como ciudadanos de nuestra amada Quisqueya damos a las futuras generaciones si premiamos lo mal hecho con una reelección. Crecimos y deben crecer las generaciones por venir con enseñanzas absolutamente contrarias, donde si usted quebranta las normas se le CASTIGA, no se le premia. Crecimos y deben crecer las generaciones por venir con la convicción de que el trabajar duro, el estudiar, respetar a los demás y sus posiciones es y será sagrado. No será ese el principio que primará si a los corruptos y corruptores se les premia con una reelección.

Es aquí y ahora donde debemos castigarlos con nuestro voto contrario. Es aquí y ahora donde nuestras esencias como nación deben servirnos de orgullo al ponerlas en alto con tu voto de castigo. Es aquí y ahora cuando frente a las urnas nos encontremos que debemos decir no puedo ni debo premiar lo mal hecho. Es aquí y ahora donde debemos desmontar el círculo vicioso de reelegir personajes por prebendas de poca o mayor cuantía, a sabiendas de que las mismas no serán utilizadas en el desarrollo y bienestar común. Es aquí y ahora que estamos en el deber de votar en contra del contaminante mal uso de nuestras finanzas. Es aquí y ahora que debemos decirles que no, que lo han hecho mal y que no lo vamos a permitir. Es aquí y ahora que debemos manifestarles el que no todos(as) condonamos sus conocidas malas prácticas. Es aquí y ahora que juntos debemos alzar la voz con el voto contrario.

Que se escuche en todo el planeta a Quisqueya gritar: somos un pueblo digno. No todos somos corruptos ni corruptores y a aquellos que nos han tratado de convertir en pueblo de mendigos, les decimos: basta ya, basta!!!.

 

Esta entrada fue publicada en Noticias y política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s