Enfermedad Vascular Periférica

Consiste en un estrechamiento de las arterias que limita el flujo sanguíneo de los brazos y piernas.  Cuando a las extremidades no llega suficiente sangre se producen una serie de síntomas, los más comunes incluyen dolor en las piernas al caminar, calambres después de una actividad, adormecimiento y debilidad en las piernas.  Si estos no son tratados los síntomas empeoran con el tiempo.

El tratamiento para la enfermedad vascular periférica usualmente incluye cambio en el estilo de vida y medicación.  Para la mayoría de las personas esas dos terapias son todo lo que necesita para efectivamente manejar esta enfermedad.  Si estas terapias no son suficientes, se recomienda realizar un procedimiento para abrir las arterias bloqueadas denominado como angioplastia. Otras de las alternativas terapéuticas disponible es la cirugía (bypass), para pasar el área bloqueada o estrechada de la arteria; es éste también un tratamiento beneficioso para la enfermedad vascular periférica. Cambiar el estilo de vida es fundamental, lo cual usualmente mejora los síntomas y disminuye el progreso de la enfermedad.  Fumar es uno de los mayores factores de riesgo para llegar a padecer esta enfermedad, ya que este habito frecuentemente termina produciendo un estrechamiento y causando daño a las arterias, y a su vez provoca que la enfermedad empeore mas rápidamente, de ahi que el dejar de fumar, es uno de los mas importantes pasos a dar para combatir la enfermedad vascular periférica. Hacer ejercicio como el caminar, en muchos casos, unos 30 minutos al día, 3 veces por semana mínimo, condiciona los músculos a un uso mas efectivo del oxigeno que toman de la sangre.  Esta sola medida puede lograr que el dolor y los otros síntomas citados mejoren, lo que a su vez permitirá que personas con esta enfermedad logren caminar mayores distancias.  Es aconsejable el conversar con su médico para el desarrollo de un plan de ejercicios personalizado de acuerdo a sus necesidades. Los medicamentos también logran reducir los síntomas.  Por ejemplo, el Cilostazol o la pentoxifylline lo que mejorará el flujo sanguíneo y ampliará las arterias afectadas.  La aspirina es también recomendada para prevenir los coágulos sanguíneos en estos pacientes.  Por supuesto, el tratamiento de enfermedades que contribuyen al padecimiento de la enfermedad vascular periférica como lo son la hipertensión, diabetes y el colesterol alto es fundamental. Si el cambio en estilo de vida y las medicaciones no mejoran los síntomas de la enfermedad vascular periférica entonces la angioplastia puede ser una buena opción.  Su medico va a introducir un catéter a través de un vaso sanguíneo hasta llegar a la arteria estrechada.  Un pequeño balón en la punta del catéter sera inflado para aplanar el bloqueo en las paredes de la arteria afectada lo que la abrirá, de tal forma que el flujo sanguíneo aumentará. Su doctor también puede insertar un dispositivo, stent, en la arteria afectada para mantenerla abierta.  La angioplastia es típicamente un procedimiento que no requiere que el paciente duerma en el hospital. Para los casos en los cuales exista un bloqueo completo de la arteria o en los que la angioplastia no logró el resultado deseado, así como en los que el stent fue inapropiado y no mantiene la apertura de la arteria bloqueada se hace necesario realizar una cirugía para sobrepasar esa área bloqueada de la arteria. Esto es conocido como la cirugía del bypass. Su cirujano va a extraer un vaso sanguíneo de otra parte de su cuerpo o utilizará un vaso sanguíneo artificial a fin de que haga de puente para sobrepasar el área bloqueada, el bypass, se unirá al vaso extraído o artificial para unirlo al que esta bloqueado antes y después del bloqueo. Los resultados positivos de la cirugía de bypass usualmente duran mas que la angioplastia, pero es un procedimiento más invasivo y requiere ingreso y una prolongada recuperación. El tratamiento a escoger sera basado en la severidad de la enfermedad arterial vascular periférica, la localización del bloqueo, preferencias personales y otras enfermedades que puedan estar presentes. Le sugiero revisar las opciones con su médico , puntualizando los riesgos y beneficios que conllevan cada una de ellas antes de usted, tomar la decisión. artery

Esta entrada fue publicada en Health and wellness. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s