La sal

half_teaspoon_salt

Revisando varias investigaciones científico/médicas (no sólo de cirugía de hígado, páncreas y transplante, mi área de mayor pasión) me he encontrado con informaciones opuestas en cuanto al consumo de sal por día recomendado. A la luz de ello me permito compartir estas apreciaciones en relación a un trabajo publicado en la revista de Nutrición Today, del mes en curso, donde sus autores dan sentido a la controversia. Suzie Sodium, dietista, sintetizo el mismo en su blog, en el que dedica varios trabajos al tema del consumo de sal.

A pesar de las diferencias existentes entre científicos y organizaciones del área en cuanto a la cantidad de sal a consumir, todas tienen un punto de coincidencia, debemos consumir 1000 mg/día menos de sal de la cantidad promedio que actualmente ingerimos: 3,478 mg/día.

Bajar el consumo de sal es beneficioso, aun sin padecer de hipertensión. Consumir menos sal va a disminuir el aumento de la presión arterial que frecuentemente padecemos al envejecer. Esto es de gran importancia debido a que múltiples estudios demuestran que el 90 % de los norteamericanos adultos terminaran padeciendo de presión alta durante su vida.

El consumir mas de 2,300 mg de sal/día lo que es equivalente a 1 cucharita pequeña de sal por día, esta estrechamente relacionada con enfermedades cardíacas.

Las investigaciones que sugieren que muy poca sal causa más riesgos de muerte y enfermedad tienen errores de forma, lo cual implica que sus resultados deben ser cuidadosamente considerados.

Las personas pueden cambiar sus hábitos alimenticios y bajar la sal que consumen, pero aún más importante es el exigir que los productos alimenticios que compramos cambien la proporción y calidad de la sal utilizada.  Casi el 80% de la sal que consumimos proviene de comida empacada o de los restaurantes que frecuentamos, lo que quiere decir que la sal es añadida antes de nosotros consumirlos. Por lo que sería más efectivo sí las mismas viniesen con menor cantidad de sal y nosotros agregarle sal al gusto.

Finalmente enfatizar el que se han realizado excelentes investigaciones que demuestran, que podemos bajar la cantidad de sal que consumimos poco a poco, y no notaremos el cambio en el sabor de los alimentos y terminaremos prefiriendo la comida baja en sal. Una alimentación saludable envuelve no sólo el comer menos sal, sino que enfatiza el consumir vegetales, frutas, granos enteros, legumbres, pescados, aves, aceites como el canola para cocinar y el de oliva para aliñar.  “Recuerden somos los que comemos”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Health and wellness. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La sal

  1. Excelente articulo, para dejar de envenenar nuestro organismo con la ingesta de sal.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s