Loma Miranda tesoro biológico

ING. ELEUTERIO MARTÍNEZ
Especialista en recursos naturales
P. Profesor, ¿qué tiene Loma Miranda diferente a las otras lomas que han sido explotadas por la Falconbridge? ¿por qué tanto temor a su explotación si esta empresa asegura que puede garantizar la restauración ecosistémica una vez concluida la operación minera?

R. Loma Miranda es un tesoro biológico, una mina de agua y un patrimonio natural intocado que jamás podría ser compensado por los recursos económicos que pudiese generar el proyecto minero de la Xstrata Níckel con su explotación. Aunque permanecieran intocadas las cuatro montañas hasta ahora explotadas por la Falconbridge: lomas La Peguera, El Verde, Pontón y Ortega (las dos primeras en Bonao y las dos últimas en La Vega), todas juntas no reunirían los atributos de Miranda.

La riqueza biológica de Loma Miranda, sin duda, es excepcional, allí se concentra la mitad de las familias de plantas que existen en la isla La Española. En tan solo 20 km cuadrados existen 98 familias botánicas de las 201 que han sido reportadas para los restantes 77,000 km cuadrados de la Isla de Santo Domingo.

Este solo parámetro es suficiente para que este pequeño espacio tan privilegiado por la naturaleza no sea tocado ni con el pétalo de una rosa. Pero aún más, Loma Miranda es una mina de agua, con manantiales que brotan y se esparcen en forma de medio arco hacia el Valle de La Vega Real y hacia el Valle de Bonao (Presa de Rincón), suministrando agua para el consumo de casi medio millón de seres humanos y la producción de alimentos en el principal granero agrícola de la República Dominicana.

La singularidad y fragilidad de Loma Miranda se expresa en la arquitectura natural del relieve que armoniosamente se reparte entre impresionantes bosques de galería, bosques de coníferas, bosques latifoliados, bosques mixtos y bosques nublados, acompañados de aves, reptiles, anfibios y especies acuáticas únicas, nativas, endémicas y migratorias.

Sumado a todo ello, la adornan los paisajes de montañas más impresionantes de la vertiente de la cordillera Central que da hacia el valle del Cibao oriental, con un potencial ecoturístico inigualable.

Todo este patrimonio natural quedaría totalmente desfigurado, arruinado, si se dedicase a la explotación minera a cielo abierto, como lo está solicitando la Falcondo (Xstrata Nickel), cuya huella ecológica y social, no sería mínimamente compensada con los beneficios prometidos.

Esta entrada fue publicada en El medio ambiente. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s