Ante un retorno inminente

Ante un retorno inminente

Por Víctor Garrido Peralta.

 

 

Múltiples son las causas por las que emigramos; pero siempre el retorno a la Patria, en mejores condiciones, ocupa el primer lugar de nuestros propósitos.  Impulsados por este imperativo, trabajamos sin descanso, tratando así de agilizar el regreso.

 

Alcanzados algunos de los objetivos trazados en extraña nación, regresamos al terruño con inmensa ilusión en el porvenir.  Al arribo a nuestro país, tras ardua labor de organización, estrecheces económicas, añoranzas, nostalgias y sacrificios de todo tipo, recibimos un fuerte impacto ante la realidad dominicana, probablemente ya olvidada por nosotros y que continua palpitante en el día a día, año tras año de la gran mayoría de nuestros connacionales que allí sobreviven.

 

Ocho millones de dominicanos/as desfallecen en un océano de carencias y desesperanzas.  Innumerables necesidades de subsistencia nos afectan, desde educación y salud hasta electricidad y agua potable, elementos esenciales, cuya carencia ha sido superada desde hace décadas por otras naciones.

 

Como consecuencia, se produce una gran incertidumbre tras el retorno con un alto índice de fracaso, forzándonos en ocasiones a una segunda emigración, ya sea debido a que nuestros ahorros han mermado, o simplemente a lo intolerable en que se ha convertido el diario vivir.  Ello nos obliga a volver al país que nos acogió como sus huéspedes en primera instancia y, por ende, probablemente al mismo trabajo del que nos despedimos orgullosos.  De ahí que, en principio, se hace perentorio el hacer evaluación crítica a nuestra apatía.  Cuestionémonos sobre qué podríamos hacer desde aquí, para lograr paliar las necesidades de los que allí se encuentran, y a la vez, allanar el camino a nuestro inminente retorno.  Esto debe constituir una parte fundamental de esa evaluación.  ¿Qué podríamos aportar desde el exterior?  Conocimientos, sensibilidades, experiencias y habilidades adquiridas en el transcurso de los años de ausencia en países que sirven de ejemplo, y que se mantienen a la vanguardia de lo que habrá de ser Quisqueya.  Con la participación de todos sus hijos en unidad de criterios y voluntad de sacrificio.

 

Valoremos la posibilidad de involucrarnos, y no alienarnos aquí y ahora.  Tenemos la obligación ineludible de expresarnos como seres pensantes, como cultura, como parte de esos 3.730,610 millones que residen legalmente en España, y de los 37 millones de latinoamericanos, mal contados, que constituyen la comunidad latina en Norteamérica; inmenso poder no explotado en su total capacidad en ambos países, hasta ahora. 

 Los que por la gracia del Creador, hemos logrado llegar a estas tierras, estamos llamados a desarrollar mecanismos que nos permitan intervenir de forma activa para y con aquellos que no han podido lanzar sus vidas a esta aventura llamada emigración.   No basta con los euros y dólares que enviamos, los cuales constituyen fuente primordial de las divisas que percibe el país, sabiendo como sabemos que en cada una de esas remesas hay una historia de sudor, lágrimas, humillaciones, y soledad.  Ellas transportan amarguras e inmenso dolor, a pesar de lo necesarias que son, del papel que juegan, aun así seguimos con la ilusión del retorno añorado.  Todos estamos conscientes de lo que adolece la Republica Dominicana.  Problemas antes citados que datan de toda una eternidad y que, únicamente con la cohesión de nuestras voluntades, encontraremos soluciones definitivas a los mismos.  Al unísono debemos consolidar esfuerzos incluyendo a aquellos que al igual que nosotros procedemos del continente americano.  Mediante formulas pluralizadas, y de consenso, hemos de dar solución a una problemática nacional tan elemental.  Crónica no tan sólo en el tiempo, sino en nuestra paciencia y tolerancia.  Sin prisas pero sin pausas……Llegaremos.

 

Períodico El Caribe
1 de octubre del 2004.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en News and politics. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s